El compañero que todo lo devuelve

¡Tuya, esa bola, tuyaaaaa!

Expresión típica de jugador que, creyéndose mejor que su pareja, cuando no llega a una bola le carga al compañero la responsabilidad de devolverla. Suele ocurrir cuando el que se cree mejor lleva todo el partido sin dejarle rascar bola al compañero (no vaya a ser que la falle) y, cuando ya no puede con las zapatillas, le grita al compi para que saque una pelota imposible, a la que él no llega porque no tiene fuerzas o está mal colocado.

Alguno ha visto muchos cómics y cree que sus fuerzas son infinitas, hasta que descubre que no
Alguno ha visto muchos cómics y cree que sus fuerzas son infinitas, hasta que descubre que no

Si el “crack” tuviera un mínimo de vergüenza pediría disculpas por querer jugar él solo y no poder alcanzar la bola más importante por cansancio. Si el “crack” no tiene vergüenza (lo habitual), su compañero se expone a otra reprimenda más, con forma de reproche, sufrida y sobreactuada paciencia, por parte del semidios que le acompaña en la pista. Es más que probable que le castigue al compañero con comentarios como “es que no puedo hacerlo todo”, “estás parado, no te mueves”, “tienes que acompañarme más, te quedas siempre atrás”. Etcétera. Si ve, por la expresión de la cara de su compañero, que está siendo muy duro o que el otro se está cansando ya de tanto reproche en ese momento tomará una actitud paternalista y le dará ánimos: “venga va, vamos, no pasa nada, a la próxima llegas bien”.  ¡Tócate las bolas!, (de pádel, por supuesto).

¿Qué opciones le quedan al paciente compañero? En mi opinión solo una: divertirse cuando pueda jugar, es decir, cuando su compañero le permita devolver alguna bola, y dejar que el semidios corra, corra, pero que corra mucho, mucho, mucho, hasta que esté a punto de explotar. Si eso es lo que le gusta, pues que corra hasta que lo mate el ansia.

Se me olvidaba, siempre hay una segunda opción: cuando acabe el partido, si “el compañero que todo lo devuelve” no ha muerto de un infarto, búscate otro compi, te lo pasarás mejor.

El calentamiento de pádel que te deja helado por fuera y ardiendo por dentro

Que levante la mano a quien no le haya pasado algo similar en un calentamiento de pádel: vas a pelotear antes de comenzar un partido importante y después de ocho o diez intentos de darle a la bola que te envía el que está enfrente no sabes si es un capullo o es más malo que la carne de pescuezo de pollo hormonado y estabulado. Es imposible devolver una sola bola porque cada una de ellas va en una dirección y con una fuerza distinta. Una va camino de Cuenca, la otra, hacia Badajoz; una parece un misil norcoreano y, la siguiente, la bola de un niño que no puede con la pala.

Y entonces le dices, “no hace falta que me las tires tan fuertes, a ver si puedo volear un par de ellas”.

Pero no, lo que ya suponías, no hay forma de dar dos bolas seguidas, como mucho lo que puedes hacer es evitar llevarte un pelotazo. Sigue enviándote misiles como si el calentamiento puntuase, te anuncia cómo va a transcurrir el partido.

Y te dices: “será capullo, lo está haciendo a posta, no quiere que caliente”.

Respira hondo y cálmate, si te saca de quicio antes de comenzar ya vas perdiendo el partido
Respira hondo y cálmate, si te saca de quicio antes de comenzar ya vas perdiendo el partido

Notas cómo te suben oleadas de calor a la cabeza, cada vez más rápidas e intensas. Y piensas, “que se joda, que tire bolas hasta que yo esté a punto para comenzar, a ver quién puede más”. Hasta que te hartas y cedes, no hay posibilidad de devolver dos bolas seguidas. Y te pones a dar bolas contra la pared de fondo, tú solo, a ver si se da por aludido. Ni por esas.

“El calentamiento de pádel sí, pero no de solo de cabeza, mejor del resto del cuerpo”.

Va a comenzar el partido y tienes el brazo más frío que un témpano. La sangre, que te hierve, sube a mil por hora hacia la cabeza, macerando ideas asesinas que vas a poner en práctica en cuanto comience el partido. Tu lado más racional del cerebro manda pensamientos positivos de autocontrol para bajar la temperatura de la sangre, que está a punto de salirse por tus ojos, y para no dejar que te saque del partido antes de que empiece. De momento, el calentamiento ya lo has perdido, te gana 1-0.

¿Qué sucede después? Responde tú, ¿era muy malo o era un capullo?

Cómo elegir la ropa de pádel más cómoda

La ropa de pádel más cómoda es con la que mejor me siento, más facilidad de movimientos me permite y estética y anímicamente me favorece.

Esto podría aplicarse a cualquier tipo de ropa que usemos, pero en el caso de la ropa deportiva, además, hay que añadir que permita el mayor rendimiento posible, funcionalidad y durabilidad.

La marca Adidas de la mano de la diseñadora Stella McArthy ha conseguido aunar comodidad y originalidad
La marca Adidas de la mano de la diseñadora Stella McArthy ha conseguido aunar comodidad y originalidad
camiseta-emwey--la-tienda-del-gusanillo
La nueva marca Enwey es una perfecta conjunción de calidad de tejidos y detalles cómodos que dan unas prensa de máximo confort
falda-cómoda-la-tienda-del-gusanillo
A40grados une practicada con colores y diseños atrevidos y coloristas. Ideal para gente optimista

Cada deporte exige un tipo de prenda para practicarlo de la mejor manera posible, no es lo mismo el fitness que el running, o jugar al pádel. El pádel exige movimientos rápidos, flexibles, con tejidos que recojan bien el sudor y faciliten la transpiración, que no retengan la humedad porque el esfuerzo debe mantenerse durante noventa minutos, que pueden ser muchos.

Las fibras de poliéster o el nailon, combinados con fibras más elásticas  como elastán son la tendencia actual. Permiten que el cuerpo esté lo más seco posible y facilitan los movimientos. Marcas como Adidas o Emwey han irrumpido como mucha fuerza en el mundo del pádel.

Los sujetadores Shock Absorver son una referencia en el deporte internacional
Los sujetadores Shock Absorber son una referencia en el deporte internacional

Recuerda, es importante mantener una temperatura corporal adecuada. Tan importante es eliminar el sudor como no helarse de frío. Deberás tener en cuenta el lugar donde juegues, en exterior o en interior, así como la hora del día.

En cuanto al color, tu estado de ánimo marca la elección. Habrá días que elijas colores vivos (refuerzan estados de ánimo positivos) y en ocasiones colores más apagados. Hay propuestas para todos los gustos y necesidades, así que tener donde elegir siempre es la mejor opción. A40grados tiene ofertas de ambos estilos.

Para la ropa interior es recomendable utilizar prendas específicas para hacer deporte. La lencería fina déjala para otros momentos, e incluso la de uso diario.

Sujeción y transpirabilidad son las condiciones esenciales que debe tener.

La suavidad del algodón suele ser la preferida
la suavidad del algodón suele ser la preferida

En el caso de las chicas, los sujetadores de la marca Shock Absorber son una referencia internacional. Quienes los prueban ya no quieren otros.

En el caso de los chicos, la sujeción y la suavidad del algodón suelen ser las estrellas. Cuidado con las tallas, sujeción no significa una talla menos.

Busca siempre la ropa de pádel más cómoda, te ayudará a sacar el máximo rendimiento a tu juego.

Palas o raquetas de pádel ¿cuál es el término correcto?

A menudo hablamos de palas o raquetas de pádel pero no usamos con precisión el término. A continuación te acercamos las claves para que nunca más vuelvas a tener tal confusión.

Pues bien, en un deporte como el pádel se usa siempre palas de pádel. También es común hablar de una paleta de pádel pero en ningún caso se habla de raquetas de pádel.

¿Qué es una raqueta?

Si nos ceñimos a la definición que nos aporta el diccionario veremos que una raqueta está conformada por un bastidor y un mango que se encarga de sujetar una red o pergamino y que se emplea con una pelota, como la de tenis. En la propia definición se dice que una raqueta tiene una red así que en el caso de que no la tenga no deberíamos hablar de pala.

Definición de pádel

Por lo que respecta a la definición de pádel vemos que se trata de un juego que se realiza con una pelota y que se efectúa entre cuatro paredes y la pelota en cuestión se golpea con una pala de mango corto. Gracias a esta definición se puede ver bastante claro que al pádel se juega con una pala, así que lo más aconsejable sería jugar decir que jugamos con una pala de pádel.

Para acabar de corroborar esta tesis no hay más que irse hasta el reglamento oficial de la Federación Española de Pádel. Allí se asegura que se habla de pala cuando se habla de cómo jugar a este deporte.

pala_adizero_1.7

Pala de pádel Adidas Adizero 1.7

De este modo se puede llegar a la conclusión de que lo más correcto es hablar de pala de pádel aunque si decimos que hemos jugado con una pala de pádel no es incorrecto completamente. Esa sería la principal diferencia a tener en cuenta.

Aunque por supuesto si hablamos de manera más coloquial nos seguirán entendiendo si decimos que queremos adquirir una raqueta de pádel pero es cierto que no es la opción más correcta.

La pareja en el pádel

“Venga va, hay que meter más bolas, pero no pasa nada porque falles, a la próxima la metes”

¿Cómooooo?. El crack que dice esto lleva fallando todo el partido: ha hecho tres dobles faltas en un set, cuatro bajadas de pared a la altura de la mitad de la pared de enfrente, dos intentos de sacarla por la puerta que han botado en la verja, cuando tenía todo a su favor para hacer el punto, y tres golpes extraños de espaldas, a la media vuelta, que no han superado la red; amén de un sin fin de fallos no forzados y sin contar que no mete un resto de revés ni harto de vino. Y, a la primera que falla el santo Job de su compañero, tiene el tío el valor de reprochárselo y de darle ánimos de forma condescendiente: “vamos, hay que meter más bolas. Pero, venga va, no pasa nada”. Así, perdonándole la vida. Como si fuese él quien sujeta el resultado, como si no llevase todo el partido haciendo feliz a los rivales y poniendo de los nervios a su pareja. ¡Hace falta valor!

He visto en más de uno cómo su cara sufría un repentino cambio de color, de colorada a pardo-morada con tonos violáceos. Incrédulos ante lo que oían, no sabían si mandar a recoger cebollinos al “coach” de su compi o marcharse ellos a casa y dejar el partido a medias. Lo mejor que sucedió en todos los casos fue que el partido terminó rápido. No hubo que lamentar víctimas personales, y no sería por ganas de Job.

Jugar en pareja exige honestidad, compromiso, generosidad y una pizca de humildad
Jugar en pareja exige honestidad, compromiso, generosidad y una pizca de humildad

Que tu compañero falle no te hace a ti mejor jugador de pádel. Recordarle los fallos para después perdonárselos de forma condescendiente no facilita que juguéis mejor, que ganéis el partido. Más bien al contrario. Mal vas si todo lo que te pica tu orgullo te lleva a establecer una competición imaginaria con tu compañero para, al final del mismo, ajustar cuentas y marcharte a casa pensando: “hemos palmado, pero yo he jugado bien, ha sido mi compi que no hace daño y lo falla todo…”

Eso no es jugar en pareja, eso no es jugar al pádel. Aunque sea muy difícil, el ego hay que dejarlo aparcado en el banco de la pista, antes de entrar, guardado en tu paletero. Jugar en pareja exige honestidad, compromiso, generosidad y una pizca de humildad.

Si además de tener exceso de ego eres el peor de la pareja y le recuerdas a tu compañero sus fallos constantemente, entonces apaga y vámonos. Lo tuyo no tiene remedio, campeón.

En el Polo Norte, o la nevera en el pádel

El partido comenzó bien, puntos largos y disputados, muy nivelado en el marcador, entretenido, con mucha intensidad. De repente, un viento helado recorrió la pista de lado a lado. Fue tan intenso, tan rápido, que a uno de los jugadores le atravesó el pecho como un puñal de doble filo. No le quedó más remedio que ponerse un chándal para poder continuar en la pista. “Es que me estoy quedando helado”, dijo. Ha sido la forma más sutil y elegante de reprocharnos que le estábamos haciendo la nevera, es decir que, por ser tan bueno jugando al pádel, se estaba quedando “pajarito”, a punto de coger una pulmonía.

Hay jugadores que llevan mal que no les coloques la bola a punto de caramelo para que la destrocen, no les parece correcto que quieras ganar el partido y no le des el juego que más les interesa.

Polo Norte nevera en el pádel
Si eres muy bueno corres el peligro de jugar en el Polo Norte, de que te hagan una nevera que te deje helado

Sobre las neveras en el pádel hay poco que decir. En mi opinión:

  • si es una pachanga entre amigos es un gesto miserable y ridículo
  • si es una competición son totalmente válidas. En este caso, el que juega con chándal tiene que esperar su momento, armarse de paciencia y no querer ganar el punto a la primera bola que toca. Es un buen ejercicio de autocontrol que obliga a jugar con mucha inteligencia y sentido práctico.

Te pongo un ejemplo. Uno de los cuatro jugadores se lesiona pero continúa jugando. Se las arregla como puede para devolver las bolas y prefiere aguantar a ver si es capaz de terminar el partido y ganarlo. ¿Qué habría que hacer, no tirarle ni una bola porque no puede jugar y jugárselas todas a su compañero?, ¿eso sería lo más deportivo?, ¿o tratarle igual que al resto y que asuma las consecuencias de querer continuar a toda costa?. Si se le juega al lesionado por ser el más débil ¿eso es una nevera a su compañero?. La ley de la selva, o llámalo como quieras.

¿Te han hecho alguna vez una nevera?, ¿sí?. Vaya, eso es que eres muy bueno. O te lo tienes muy creído, ¿en qué grupo estás?.

Yo también fui campeón de urbanización

Aunque a mi ego le fastidie reconocerlo, yo también fui un campeón de urbanización.

La expresión no es mía, es de mi amigo José Tomás y me la dio en una ocasión en la que estábamos viendo un partido de aficionados en el club El Gusanillo del Pádel. Después de ver a un jugador dedicarle varias miradas perdonavidas a su compañero, hacer distintos tipos de aspavientos, recriminaciones y gestos de superioridad condescendiente, le dije: “el pádel está lleno de fantasmas”.

“No, no te equivoques – me contestó él-, el pádel está lleno de campeones de urbanización”.

Es la mejor definición que he oído nunca de los “amateurs profesionales” que llenan a diario las pistas de pádel.campeon urbanizacion-latiendadelgusanillo.com

“No, no te equivoques – me contestó él-, el pádel está lleno de campeones de urbanización”.

Es cierto que no todos los jugadores de pádel han llegado a ser ni más ni menos que “campeones de urbanización”, pero no he conocido a ninguno que juegue regular que no se crea mejor de lo que es, que no haya pensado alguna vez que los partidos que pierde se deben al torpe de su compañero, que no cuente el doble de veces los fallos de su compañero y reduzca a la mitad los suyos, que no haya aumentado el valor de cada punto que hace como si los suyos sumasen el doble, o que no le haya dado un par de consejos técnicos o tácticos al primero que pasaba por allí, aunque ni siquiera jugase al pádel.

Si, para colmo, alguna vez ha ganado algún torneo de empresa, o algún mítico encuentro entre solteros y casados en su urbanización, entonces su actitud está más que justificada. Le sobran motivos para hacer todo lo anterior, para eso es un campeón. Y el que no lo sea que se aguante, o se busque un solteros contra casados, cuñados contra primos, o cualquier cosa similar que se parezca a un torneo, y lo gane. La experiencia es un grado.

¿Y tú qué, también eres un campeón de urbanización?

Claves para elegir unas zapatillas de pádel

¿Te estás iniciando en el mundo del pádel y no sabes cómo escoger las zapatillas más adecuadas? Toma nota de las claves que a continuación te mostramos y que te permitirán hacer la elección correcta. ¡Será más fácil de lo que creías!

  1. Ten en cuenta para qué las quieres

Al comprar tus zapatillas de pádel es importante que tengas en cuenta que son para jugar a pádel y no para hacer running, practicar tenis, etc. Piensa que el tipo de pista que vas a pisar no es el mismo y, por tanto, el tipo de zapatilla tampoco debe serlo. Tus movimientos y el desgaste de la suela también será diferente.

  1. Comodidad, ante todo

Está máxima es aplicable a todo tipo de calzado. Las zapatillas de pádel han de ser cómodas ante todo. Piensa que es un deporte que exige cambios de ritmo así que es importante encontrar una zapatilla que sujete bien el pie.

zapatillas Asics

Zapatillas Asics Gel-Padel PROFESSIONAL 2 SG Woman

  1. Asegúrate que son tu talla

Es importante que antes de comprar tus zapatillas de pádel te asegures que no son ni de un número más ni menos. O podrían hacerte rozaduras y no ser todo lo cómodas que necesitas.

  1. Deben tener un sistema de amortiguación

Las zapatillas de pádel deben contar con un sistema de amortiguación. De este modo, podrás facilitar los movimientos de los pies. Para ello muchos sistemas cuentan con gel o cámaras de aire.

  1. Fíjate en el material de la suela

El material en el que está realizado la suela también es importante. Fíjate si es de espiga, omni o mixta. Cada material tiene una función diferente. Si estás ante una suela omni debes saber que es recomendable para los suelos de césped artificial, las de espiga para lograr un mejor agarre y las mixtas para un mejor agarre y desplazamiento.

  1. No te olvides del precio

Por supuesto a la hora de escoger unas zapatillas de pádel debes fijarte en el precio, un factor especialmente importante si te inicias en este deporte. En ese caso un modelo con un precio ajustado puede servirte.

zapatillas adidas

Zapatillas Adidas ADIZERO UBERSONIC 3.0

  1. El material más adecuado

Lo más recomendable es que las zapatillas estén fabricadas en piel y huir de los materiales sintéticos.

  1. Opta por modelos transpirables

Las zapatillas de pádel deben ser transpirables e impermeables. Este último aspecto es especialmente importante si juegas en pistas de pádel pequeñas.

  1. Resistencia y durabilidad

Debes buscar zapatillas que tengan una suela resistente porque así te durarán más.

  1. Zapatillas que se fijan

Las zapatillas de pádel deben ser capaces de fijarse al terreno. Para ello las zonas del talón y en el empeine deben estar reforzadas.

Palas Dunlop

Dunlop Padel es una marca histórica en lo que se refiere a deportes de raqueta, muy reconocida y líder en el mundo del pádel.

Llevan más de 20 años desarrollando productos para jugadores de pádel de todos los niveles, adaptándose tanto a las necesidades de los principiantes como de los profesionales y aportando tanta calidad como innovación y tecnología para el máximo rendimiento en cada jugador.

Palas Dunlop para todos

A lo largo de todo su recorrido ha diseñado muchas palas de pádel, por eso las palas Dunlop son unas de las más reconocidas en este deporte. Si decides confiar en las palas Dunlop, debes saber que hay modelos para hombres, mujeres y junior en nivel intermedio, avanzado y profesional a muy buen precio.

Algunos modelos a destacar son la pala pádel Dunlop Blast Junior, la pala pádel Dunlop Dunlop Cosmos 2017, la pala pádel Dunlop Blitz Tour 2017, la pala pádel Dunlop Turbo SF 2017, la pala pádel Dunlop Thunder 2017 y muchas otras.

Pala pádel Dunlop INFERNO MAX 2017

Pala pádel Dunlop INFERNO MAX 2017

Consejos para elegir tu pala de pádel

Si vas a elegir un modelo de pala actual no te fijes solo en el diseño sino también el nivel que alcanzan y si cumplen con tus requerimientos en el campo del juego. Por supuesto, si puedes ahorrar como en nuestra página con descuentos de hasta el 55% mucho mejor.

¿Qué tener en cuenta al adquirir tu pala Dunlop?

Además del precio, que para muchos es importante, es necesario prestar atención a otros aspectos como la forma, el tipo de goma, el balance, la composición de cara y marco, la superficie de la cara, el sistema antivibraciones, el grosor del canto, el puño e la pala, el peso y sí, también su diseño.

Según tu gusto, nivel y tipo de juego puedes decantarte más por una u otra, pero debes prestar atención a la selección para encontrar la más adecuada para ti a un buen precio. Desde 60 euros ya tienes palas Dunlop, ¿ya sabes cuál elegir?

Pala pádel Dunlop THUNDER 2017

Pala pádel Dunlop THUNDER 2017

Palas de pádel Adidas

Adidas es una marca de reconocido prestigio en el mundo de los deportes que ha decidido sumergirse en el mundo del pádel para que los jugadores de este deporte se aprovechen de los beneficios de ropa, calzado y palas de pádel de una marca de confianza que cuenta con los recursos necesarios para ofrecer lo mejor a sus clientes.

Si estás buscando palas de pádel, puede que las de Adidas sean justo lo que estabas buscando por prestaciones, calidad, precio asumible y garantías, por eso te damos algunos consejos para que elijas palas de pádel Adidas.

Tu pala de pádel Adidas ideal dependerá de tu nivel de juego y otros aspectos, pero sobre todo debes tener muy en cuenta su forma, dureza y peso, por eso te hablamos brevemente sobre ello.

¿Qué forma de pala Adidas es mejor?

Las palas redondas son más ligeras ya que su peso está en la empuñadura, las palas con forma de diamante son para una mayor potencia de impacto mientras que las que son en forma de lágrima son más polifacéticas. Como puedes apreciar, la forma más que por su belleza estética tiene una funcionalidad concreta.

Pala pádel Adidas ADIPOWER ATTACK 1.7

Pala pádel Adidas ADIPOWER ATTACK 1.7

¿Palas Adidas ligeras o pesadas?

El peso de la pala hará que el juego y los movimientos los hagas de una u otra forma, por lo que dependerá también tu nivel de juego y condición física el que prefieras una u otra.  Las palas ligeras son para principiantes sobretodo, mientras que las pesadas tienen un impacto más potente lo que suelen ser preferidas por jugadores de alto nivel.

¿Palas Adidas duras o blandas?

Las palas duras proporcionan una mayor durabilidad, pero solo te las recomendamos si tienes buena condición física, mientras que las blandas pueden serte más fáciles de manejar y tienen gran valida de la bola aunque su vida sea más corta.

Tu pala Adidas ideal

En base a todos estos aspectos, ya estás casi preparado/a para elegir tu pala Adidas ideal, aunque recuerda que tienes que valorarlo muy bien antes de tomar la decisión.  No intentes buscar una pala de pádel “mejor” que no puedas manejar porque a la larga te será peor, ni una más barata para ahorrar o porque te gusta más su diseño.

Tenemos una amplia gama de modelos de palas Adidas para que puedas elegir la que realmente se adapta a ti, a tu juego, tus capacidades y tu presupuesto. Incorporamos novedades de cada año para que siempre estés a la última y te aproveches de las nuevas tecnologías del mercado. ¿Has elegido ya tu nueva pala de pádel Adidas o te vas a decantar por otra marca de nuestro catálogo?

Pala pádel Adidas CARBON ATTACK 1.7

Pala pádel Adidas CARBON ATTACK 1.7